Restaurante

40 años

Historia

Ya hace 40 años que Elsa y yo comenzamos esta aventura.
Ella sin ninguna experiencia en la restauración decidió unirse a un proyecto de vida y trabajo en común, el cual iniciamos con la apertura de nuestro primer restaurante.

 

Después de trabajar en restaurantes de la diversa geografía española, pensé que era el momento de dar ese paso y convencí a Elsa, para que "abandonase" su cómodo puesto de trabajo en la Hacienda holandesa como funcionaria, cambiándolo por otro en el cual el único que siempre se debe de sentir “cómodo” es el cliente.

 

Han sido años maravillosos. Toda una vida.

 

Se ha trabajado duro, pero nos hemos sobrepuesto a algunas dificultades, que como a todos, nos han aparecido.

 

 

La familia,  empezó a crecer con el nacimiento de nuestras hijas Tamara y Tara a la vez que dentro del trabajo se fueron añadiendo personas que son fundamentales en el buen funcionamiento del restaurante.

 

Tamara ya es la líder. Y Jose, su pareja, es el equilibrio perfecto para que todo funcione. El peso en la balanza.

 

Hay otras personas que forman el "equipo" del restaurante, siendo fundamentales con su labor.
El primero Claudio, al que consideramos parte de nuestra familia. Solo su educación, supera a su responsabilidad y eficacia en el trabajo.

 

Juan, hermano de Claudio. El "todoterreno" que con los años se ha convertido en un "sedán" de lujo. Un puntal.

 

Juan Padre. Le llamamos así por la razón de que es el padre de Jose. Su experiencia hace que se le confíe una de las labores fundamentales de un restaurante: La "mise en place".

Hay dos mujeres que con su labor complementan el equipo, Ángeles y Begoña.
 
Ángeles se ocupa de la limpieza  y de la mantelería. Una labor que realza el nivel del restaurante. La tercera hija.
 
Begoña es la ultima en unirse a nosotros. Cuida de que la vajilla y cubertería este impecable. Lo cumple con absoluta eficacia.
 
También está Alejandro. Se esta iniciando en el aprendizaje y esperamos que en un futuro pueda integrarse al perfecto rodaje del “equipo”.

Pero ha habido algo fundamental, para que esto haya transcurrido siempre con absoluta normalidad: La fidelidad de NUESTROS CLIENTES.
 
Siempre hemos pensado que las "estrellas" de un restaurante son sus clientes.
 
Nosotros decimos siempre que son ellos, los clientes, los que elevan el nivel de calidad del restaurante.  Cuando se tiene una clientela tan fiel, ellos,  con esa fidelidad, hacen que nosotros busquemos otras alternativas a nuestra cocina, para intentar sorprenderles en sus próximas visitas.
 
Es cierto que tenemos clientes que cada vez que nos honran con sus visitas, demandan su plato favorito. De hecho algunos platos llevan como "apellido" el nombre del cliente.  Y hay platos que están con nosotros desde el comienzo, pero es en la evolución donde debe estar una de nuestras metas.
 
Hace ya cuarenta años que empezamos a luchar por conseguir una clientela, y durante este tiempo son muchos los que han continuado con nosotros en este largo recorrido desde el principio y otros  se han añadido con los años.
 
Creemos que lo hemos conseguido.
 
Es un honor para el equipo que formamos el Restaurante Don Quijote el gozar de la calidad de nuestros clientes.
 
Muchas gracias a todos por su fidelidad. Eternamente agradecidos.

Enter Details

Please enter a Name
Enter the contact no
Enter an Email
Confirm Booking

Your Booking has been confirmed

We have received your booking request, A confirmation mail has been sent to you.